Vuelos: El modelo de negocios que tienen las aerolíneas



Llegar a cualquier parte del mundo es una de las tantas fascinantes oportunidades que los vuelos te pueden brindar. Para ello, ingresá a sitios como Avantrip y explorá las múltiples opciones que el mercado ofrece. Sobre todo porque son incontables los vuelos que se programan diariamente.

Pero vos te has preguntado qué hay detrás de toda esta industria aeronáutica; o, de qué se trata ese modelo de negocios. Pues, llegaste al lugar indicado porque líneas abajo te lo van a contar.

El modelo de negocio característico de los vuelos convencionales

Probablemente muchas personas pudiesen pensar que gran parte de los ingresos que recibe una aerolínea vienen de la multitud de pasajeros que bajo la premisa de ahorrar, se adhieren a la clase turista; adquiriendo pasajes aéreos mucho más económicos.

En este video se toma como ejemplo un vuelo de la British Airways —aerolínea líder del Reino Unido— entre Londres y Nueva York. Allí los pasajeros se dividen en cuatro clases: turista (122 pasajeros), premium, (47 pasajeros), business (48 pasajeros) y first class (14 pasajeros).

Los asientos tienen un valor de 876, 2.633, 6.723 y 8.715 dólares, respectivamente. Esto quiere decir, si te fijás, que los ingresos de la clase business son mayores a los de la clase turista, por ejemplo.

En otras palabras

La rentabilidad de las aerolíneas convencionales está en las clases de mayor costo. Es decir, si bien la adhesión de pasajeros es menor en la clase business, las tarifas de los pasajes permiten que por un menor número de pasajeros, se obtenga igual o más ingreso que en la clase turista.

Tal diferenciación se logra entendiendo que las necesidades y el comportamiento de los viajeros distan dependiendo del objetivo de su viaje, aunque tengan en común el mismo hecho de viajar.

Los turistas, en ocasiones, suelen reservar sus vuelos con antelación; pues los pagan ellos mismos y técnicamente necesitan mayor flexibilidad. Los ejecutivos demandan mayor versatilidad en el servicio y es la empresa para la que trabajan quien costea el viaje.

 

Los vuelos en el mundo

Ahora imaginá que ese modelo de negocios se repite una y otra vez en incontables vuelos que diariamente minan el cielo de todo el mundo.

El 2014 fue el primer año en el que se superaron los 100.000 vuelos al día; y en donde los tres grupos globales del negocio aerocomercial lideraron el escenario: Star Alliance, con 18.043 vuelos; One World, con 14.011; y Sky Team,  con 15.723.

Según cifras arrojadas por el informe de Air Transport Action Group (ATAG), durante ese lapso de tiempo hubo 37,4 millones de vuelos en total. Cifra que experimentó un crecimiento con respecto a la del año anterior, cuando se registraron  36,4 millones según el mismo informe.

El modelo de negocios que traen consigo los vuelos low cost

Lustros atrás viajar era una experiencia hasta cierto punto costosa, y en consecuencia inaccesible para muchos. Pero la penetración de las aerolíneas low cost cambió sustancialmente el panorama;  hasta el punto de convertirse, con frecuencia, en referencia para muchas empresas tradicionales.

Las aerolíneas que trabajan bajo esta modalidad ganan por cantidad. Lo que quiere decir que a través de tarifas muy accesibles obtienen un número importante de viajeros, a quienes se les suprimen servicios para reducir los costos, y con esto lograr que el modelo sea rentable.

Con una ocupación de un 30% del mercado, las aerolíneas low cost adicionan a sus bajos precios viajes sin escalas —bajo la premisa de optimizar el combustible eliminando los gastos que supone despegar o aterrizar de más— y el arribo a aeropuertos secundarios.

 

Un modelo nuevo reta el convencionalismo de la Región

En el año 2016, Sky Airlines hizo su entrada a territorio uruguayo y esto significó un reto para las aerolíneas convencionales. Sky Airlines pasó a ser una aerolínea transformada a la modalidad low cost, hecho que llegó de la mano con un pertinente cambio de imagen.

Para el equipo detrás del proyecto, sucede que el modelo tradicional está caducando y el mercado mundial demanda cada vez más aerolíneas que tengan la capacidad de adaptarse a las necesidades de los viajeros, manteniendo la eficiencia como su bandera.

En cambio, la directiva de la aerolínea uruguaya Latam no se concibe propiamente como una empresa de bajo costo. Ya que, para ellos viajar en avión es un proceso que se ha democratizado y con la vista puesta en la autogestión del viajero, quieren adaptarse a él con la creación de un modelo híbrido.

El caso de la República Argentina

Si bien se empezó a asomar cierta apertura a las aerolíneas low cost, desde el gobierno argentino las restricciones en cierto modo siguen latentes; o  al menos esa es la lectura que se le da a un mercado con muy pocas aerolíneas de este tipo.

Atento al dato: En marzo del 2017 Alas del Sur y American Jet, ambas aerolíneas de bajo costo, fueron autorizadas por las autoridades del país suramericano para volar a Uruguay. Alas del Sur, irá desde Córdoba, incluyendo escalas en Buenos Aires y Rosario, hasta Montevideo.

American Jet, por su parte, despegará de Neuquén, haciendo escala en Rosario y Buenos Aires, para llegar a Punta del Este. ¿Significa esto la proliferación del negocio low cost? O, al menos, ¿un inicio exitoso? El tiempo dirá la respuesta.

Aunque es de esperarse que la receptividad sea positiva, porque la llegada de estas revolucionarias aerolíneas ha traído consigo cambios contundentes en muchos  mercados; y el argentino no debería ser la excepción.



Deja tu comentario
Tu Comentario